Avisar de contenido inadecuado

Esteban en el país de las maravillas

{
}

Esteban en el país de las maravillas

Un 4 de febrero de 1992 un raquítico teniente coronel, cayó por un hueco directo hasta “el país de las maravillas” allí  él para entonces joven Esteban conoció entre otros personajes al Gato Mickey Lena, quien lo guió por toda esa tierra de gracia, y le mostró lo rica que era en petróleo, pero lo fácil que era levantar odio entre sus habitantes con el fin de controlarlos y hacerse con el poder.

En su camino, también conoció al Sombrerero Cubano, quien era el dueño y señor de otra tierra de la fantasía, llamada la “Isla de la Felicidad”. El sombrerero, le explicó muy bien al joven y raquítico Esteban, todas las artes de la persuasión y el engaño, y le dijo que para tener contento a los habitantes de Wonderland, debería darles lo que quería, un verbo atizado, repartir dinero y hacerse el loco con las críticas, eso sí mientras pudiera callarlas mejor.  

Si bien en aquella oportunidad, Esteban fue capturado por El Rey CAP, y no logró hacerse del País de las Maravillas”, si quedó con la experiencia necesaria para años después volver y ganarse a sus locos habitantes.

Fu en 1998, cuando Esteban, igual de raquítico pero ya no tan joven, volvió a Wonderland, usó los sabios consejos de Mickey Lena y el Sombrerero Cubano, y arrasó en el gusto de los ingenuos, locos habitantes de Wonderland.

Pero pronto Esteban, iba sacando su verdadero espíritu, y todas las promesas que le hizo a la gente, se fueron esfumando. La única promesa que no rompió fue la que pacto con el sombrerero, a quién le dio miles y miles de dólares, para mantener su “Isla de la Felicidad”.

Esteban, al pasar de los años, dejo de ser aquel joven raquítico e idealista, y se convirtió en un rey, hostil, amargada, intolerante, con sobre pero, y ojos pequeños, que no tolera críticas ni opiniones ajenas.

Con los años, muchos de los habitantes de Wonderland, que le tendieron su mano, se le apartaron del camino, al no reconocer aquel raquítico joven, que quería acabar con los males de la tierra de gracia. Ni el gato Mickey Lena, lo acompaña ya, sólo le queda a Esteban su ambición de poder y el miedo inmenso a la soledad a la que está condenado una vez deje de ser el Rey del País de las Maravillas que se inventó para sí mismo.

Un país en donde no hay inseguridad, no hay desempleo, no hay escasez, no hay fallas eléctricas, no hay persecución política, no hay violaciones a la libertad de expresión, no hay miseria…

 

Un país, en el que sólo reina la libertad, el progreso y el amor por las demás naciones… Ese es el País de las maravillas de Esteban y hace esfuerzos gigantescos para que todos creamos que vivimos allí…..

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Esteban en el país de las maravillas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre